Castigo de la palabras

Bienvenidos al Castigo de la palabras, Blog personal de Pedro J. Moriche Hermoso

Buscar este blog

domingo, 8 de agosto de 2010

Obsesión por la limpieza

Hasta tal extremo había llegado la obsesión de la marquesa por la pulcritud y la limpieza, que para dormirse no contaba ya ovejitas, sino borreguitos de Norit.

4 comentarios:

  1. ¡Me encantó! No me esperaba una entrada así cuando leí "obsesión por la limpieza".
    Me gusta tu sentido del humor ^O^

    ResponderEliminar
  2. ¿Es una especie de microrrelato? En cualquier caso, me gusta.

    Saludos

    ResponderEliminar